martes, 5 de abril de 2016

Taller de Ilustración ESCARABAJO DE PAPEL Cuento "El entierro" Perú


Relato de la tradición oral peruana y de otros países de América Latina. Un entierro  es una gran fortuna que enterraban las personas en ollas de barro y otros recipientes, en un lugar secreto de sus casas, y muchas veces morían sin avisar donde está enterrada la misma. Se decía que el difunto se aparecía a familiares para avisarles el lugar y, así su alma descansar en paz.

La estudiante tiene 11 años y su pseudónimo es Cleo; con dos colaboradores que pintaron lápices de colores, aplicando mezclas de los mismos.

A continuación las ilustraciones con su respectivo texto, que es la idea principal del párrafo:


Hace muchos años había una casa colonial que estaba cerrada, y  además decían que estaba embrujada. Allí habían vivido desde un avaro prestamista hasta un cura.



Se oían ruidos, lamentos, aparecían volando objetos por los aires. Las personas tenían miedo de pasar de noche por ahí.



Hasta que un día una joven costurera llegó a la ciudad en busca de una vivienda, la única que era la mejor por ser central, es la casa del misterio, y la costurera no cree en fantasmas. 



Vivía con una morenita y un perro de nombre Salguerito e instaló su taller con su espejo, máquina de coser  y mesa de planchar.



El fantasma asustaba al perro, lo empujaba, le  tiraba de las orejas y por esto aullaba mucho se le erizaban los pelos. En la cocina podía dormir tranquilo.



La gente muy curiosa quería averiguar cómo les iba en la casa embrujada,  pero las dos mujeres no se mostraban asustadas.



El fantasma ya no molestaba al perro y comenzó haciendo algunas travesuras como: perderse las tijeras, el dedal u objetos volando.



El Cura pasó varias veces lanzando agua bendita, y muchas veces el vaso aparecía volteado.



No son asuntos  del diablo dijo el Cura, ya que estos terminan con una misa o con agua bendita.


Continúa leyendo el cuento dando click en las letras azules:






Quizá un alma en pena quiere indicarles  el lugar donde está un tesoro, hay que ayudarle para que alcance la paz.



Llamaron a un buscador de tesoros,  Floirán entró a  la casa con rezos, quemando incienso,  caminaba de rincón en rincón. Salguerito lo miraba y se echaba en la cocina al pie del batán.



Florián estuvo dos años buscando el tesoro, ya había removido el piso golpeado las paredes y nada. Hasta que un día se cansó y se fue.



Cuando Idelfonsa molía el maíz en el batán de la cocina, sus pies se chocaron con un asa enterrada.



Escarbó hasta que apareció el borde de una olla, era donde Salguerito dormía y, se echaba cuando Floirán buscaba el tesoro.



Idelfonsa fue a llamar a la costurera y movieron la piedra de moler y apareció el tesoro: joyas,  piedras preciosas una olla con monedas de oro y plata.



En la noche salieron de la casa, bendiciendo a la misma junto a Salguerito que les dio la señal; de dónde estaba el entierro, y nunca más se aparecieron por el pueblo.

FIN



El dibujo de la figura humana es uno de los retos más grandes para un dibujante. En estos trabajos de ilustración, su representación es de forma ingenua y estática.  El dibujo de interiores de la casa es también un tema complejo ya que los estudiantes no han estudiado del todo la perspectiva. 
El principal logro está en que el dibujo tiene una expresión muy dulce y tierna, que deleita la mirada del observador. 


Fuente:
Cuentos de Espantos y aparecidos,  Coedición Latinoamericana .  2da edición.




2 comentarios:

  1. Muy buen trabajo y linda historia, te mando un beso

    ResponderEliminar
  2. Es muy bonita la historia con sus personajes, fue largo el trabajo de ilsutración, la estudiante tuvo que repetir varias ilustraciones.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Es importante tu opinión, GRACIAS POR TU COMENTARIO.

EL ARTE NO ESTÁ EN LAS MANOS DEL QUE PINTA, SINO EN LOS OJOS DEL QUE OBSERVA.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...